Problemas de visión: consejos y recomendaciones

Introducción

El ojo es uno de los órganos de nuestro cuerpo que nos permite percibir la realidad de nuestro entorno a través de imágenes, que procesa y envía al cerebro. Para realizar esta función, el globo ocular está dotado de un sistema óptico que se asemeja al de una cámara fotográfica. Gracias a él, la luz reflejada en los objetos penetra a través de nuestra córnea, que es transparente, pasa a través del cristalino y el humor vítreo, para llegar finalmente a la retina, donde se procesan las imágenes, que son enviadas al cerebro a través del nervio óptico.

La pupila se encarga de regular la entrada de luz al interior del ojo, mientras que el cristalino actúa como una lente que permite enfocar los objetos, proyectando las imágenes sobre la retina. Es esencial que todas las partes funcionen de forma correcta, para poder observar nítidamente aquello que nos rodea, pero es frecuente que se presenten problemas oftalmológicos cuyas causas pueden ser múltiples.

 

Figura 1: Partes del ojo. Imagen adaptada a partir de: https://www.visiondirect.es/ojo-humano

Problemas oftalmológicos derivados de tratamientos oncológicos

En ocasiones, los tratamientos contra el cáncer pueden provocar secuelas y efectos secundarios a largo plazo, que se dejan notar incluso un tiempo después de haber concluido el tratamiento y superado la enfermedad. La mayoría de ellos son leves y transitorios, y los demás tienen solución a través de su detección y tratamiento. Existen múltiples efectos tardíos que pueden aparecer tras un tratamiento oncológico, y dependen del tipo de tratamiento utilizado, pero varían de una persona a otra.

Quimioterapia

 La quimioterapia se basa en la utilización de fármacos para destruir las células cancerosas, pero también puede afectar a otras células “sanas” e impedirles realizar correctamente su función. Concretamente, a nivel oftalmológico, puede afectar a diversas estructuras oculares, pudiendo causar:

  • Síndrome de ojo seco: Se produce cuando los ojos no son capaces de producir suficientes lágrimas para mantener la superficie ocular lo suficientemente húmeda, o estas lágrimas no contienen todas las sustancias necesarias para la correcta lubricación del ojo. En especial, las personas que se han sometido a tratamientos oncológicos pueden padecer una insuficiente hidratación ocular, por lo que se recomienda el uso de algún tratamiento (bajo supervisión médica) que la favorezca.
  • Cataratas: El cristalino es una de las estructuras que más se ve afectada por la quimioterapia, puesto que este tipo de fármacos pueden producir la pérdida de transparencia de dicha estructura, como por ejemplo los corticoesteroides. Afortunadamente, se trata de una enfermedad reversible mediante su extracción y sustitución por una lente intraocular.
  • Afectaciones de retina o nervio óptico: La retina es la zona del globo ocular donde se transforman los estímulos de luz en impulsos nerviosos, y se trata de un área muy sensible al tratamiento. Además, la quimioterapia puede causar aumento de presión ocular, lo que puede llegar a dañar el nervio óptico y causar problemas de visión.

Radioterapia

Cuando se aplica radioterapia en el tratamiento de tumores de cabeza o cuello, puede llegar a afectar a las estructuras oculares de forma inevitable, produciéndose diferentes daños:

  • Conjuntivitis: Se caracteriza por una inflamación de la conjuntiva, una membrana que cubre el globo ocular de forma parcial. Puede causar dolor ocular, sensación de cuerpo extraño y visión borrosa.
  • Problemas cutáneos en los párpados: La radioterapia puede producir sequedad en la piel de los párpados e inflamación, llegando incluso a la caída de las pestañas y el mal funcionamiento del párpado.
  • Inflamaciones en la córnea: Es una de las estructuras oculares más sensibles a la radiación, por ser una de las más expuestas. Se pueden desencadenar úlceras, opacificación o necrosis.

Adicionalmente, la radioterapia puede producir cataratas, inflamación del nervio óptico (neuritis óptica), inflamaciones y afectaciones vasculares de la retina (retinitis, edema macular, etc).

Hormonoterapia

Algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama, requieren tratamiento a largo plazo con hormonas para reducir su riesgo de recurrencia. En este tipo de tratamientos existe cierto riesgo de desarrollar problemas oculares, pero suelen ser leves. El tamoxifeno, uno de los fármacos hormonales más conocidos, puede provocar cataratas, ojos llorosos y otras alteraciones visuales.

Recomendaciones para las afecciones oculares después del cáncer: consejos para tratar algunos síntomas

Afortunadamente, existen soluciones eficaces en caso de que aparezca algún problema de visión tras el tratamiento del cáncer. Ante los primeros síntomas en los ojos o en la visión, es muy recomendable informar a tu médico y no utilizar ningún medicamento y/o colirio sin su supervisión.

Para algunas afecciones leves, como puede ser el síndrome del ojo seco, se recomienda parpadear frecuentemente, especialmente si se pasa mucho tiempo enfrente a un monitor. Además, las lentes de contacto pueden contribuir a la sequedad ocular, por tanto es preferible el uso de gafas.

Por otro lado, para prevenir la aparición de conjuntivitis u otra infección ocular, es recomendable evitar frotarse los ojos, y en caso necesario, lavarse las manos antes de hacerlo. En caso de problemas cutáneos en los párpados, puede ser eficaz el uso de colirios, o cremas oftalmológicas para calmar la inflamación. Adicionalmente, se podría utilizar una compresa tibia para aliviar el posible dolor y eliminar la costra si apareciese.

Si aparecen problemas más graves que dificulten la visión, como pueden ser las cataratas, existe la posibilidad de extraer el cristalino mediante una operación quirúrgica, para colocar uno artificial y así solucionar el problema de visión. Esta decisión debe ser consensuada con su médico.

 

En definitiva, acudir rápidamente a un especialista ante los primeros síntomas en la visión ayudará a prevenir problemas más graves, especialmente cuando aparecen algunos de los siguientes:

  • Visión borrosa
  • Visión apagada donde los colores no son tan brillantes como de costumbre.
  • Visión de halos alrededor de las luces
  • Visión brumosa
  • Visión menos clara de lo habitual
  • Pérdida de áreas de visión
  • Dolores de cabeza

Importancia de las revisiones oftalmológicas después del tratamiento

 En el caso de que se haya utilizado un tratamiento con efectos colaterales oculares, como pueden ser los arriba descritos, se deberían realizar controles oftalmológicos periódicos, incluso después de haber finalizado el tratamiento. De cara a anticipar problemas oculares futuros, o tratar los ya existentes, se deben programar citas regulares (según le indique su médico) con un oftalmólogo.

 


Referencias

Innova Ocular. El ojo humano.

Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Hormonoterapia o tratamiento hormonal.

Innova Ocular. El tratamiento contra el cáncer y efectos secundarios en la vista.

American Society of Clinical Oncology. Efectos secundarios a largo plazo del tratamiento del cáncer.

Vanesa Blázquez Sánchez. Efectos secundarios de la radioterapia a nivel ocular.

Chemocare. Eye problems.

Cancer Research UK. Your eyes and cancer drugs.

BreastCancer.org. Trastornos oculares y de la vista.

 

Efectos del cáncer de próstata: la disfunción eréctil e incontinencia urinaria.

La próstata es una glándula se encuentra detrás de la base del pene del hombre delante del recto y debajo de la vejiga. Rodea la uretra, un conducto similar a un tubo que transporta orina y semen a través del pene. La función principal de la próstata es producir líquido seminalEl cáncer se origina cuando las células sanas de la próstata cambian, proliferan sin control, y forman un tumor.

 

Efectos secundarios 

 

Los tratamientos de cáncer de próstata puede producir efectos secundarios y causar secuelas. Su aparición depende de muchos factores y no siempre se produce. Las visitas al médico son una buena oportunidad para hacer preguntas y obtener información sobre cualquier cambio, problema o preocupación que tenga.

 

Efectos secundarios de la radioterapia

 

La radioterapia ha experimentado muchos avances, pero pese a que ahora es más precisa, su uso todavía puede afectar a tejidos tales como la vejiga o los intestinos, causando efectos secundarios.

Durante el curso de los tratamientos de radiación, algunos pacientes pueden experimentar diarrea o micción frecuente. La radioterapia también puede causar disfunción eréctil y fatiga.

 

Efectos secundarios de la terapia hormonal

 

El objetivo de la terapia hormonal es privar a las células cancerosas de la testosterona. Esto desacelera el crecimiento del cáncer. Estos tratamientos causan efectos secundarios sexuales, debido a que afectan los niveles de testosterona.

 

La mayoría de los problemas sexuales comunes durante el tratamiento hormonal resultan en una reducción del deseo sexual (libido). El tratamiento hormonal también puede generar sofocos (calores que también ocurren durante la menopausia) y cambios en el aspecto físico, como la pérdida de masa muscular, aumento de peso y/o crecimiento del tejido mamario. Hable con su médico acerca de cualquier programa de ejercicio contemplado, o busque que le refieran a un fisioterapeuta que le ayude a decidir cómo comenzar y proceder.

 

Efectos secundarios de la cirugía

 

Entre los posibles efectos secundarios relacionados con la cirugía se incluye la incontinencia urinaria y la disfunción eréctil:

 

  • Incontinencia urinária

La extirpación quirúrgica de la próstata altera la manera de almacenar la orina, pudiendo resultar en pérdidas de orina. Cualquier hombre que se somete a cirugía para tratar el cáncer de próstata deben esperar cierto grado de incontinencia urinaria. Ejercicios del suelo pélvico o algunos medicamentos para reducir la presión en la vejiga permiten tratar con eficacia este problema.

 

Tipos de incontinencia urinaria

–       Incontinencia de esfuerzo: cuando las pérdidas de orina se producen al toser, reír o estornudar. Es el tipo más común de incontinencia.

–       Incontinencia de urgencia: cuando se tiene una necesidad repentina de orinar y no siempre se llega a tiempo en el baño.

–       Incontinencia por desbordamiento: cuando hay dificultad para vaciar la vejiga. Cuesta mucho orinar y puede darse un flujo débil o goteo de orina.

–       Incontinencia continua: cuando se pierde toda capacidad de controlar la micción.

 

 

¿Cuánto tiempo se necesita para recuperar el funcionamiento normal de la vejiga después de cáncer de próstata?

 

Si se produce incontinencia urinaria después de una prostectomia radical, la recuperación requerirá un tiempo para producirse. La edad y la existencia de problemas urinarios previo a la intervención son factores que determinan el tiempo de recuperación. También influye el hecho de que durante la cirugía se haya visto dañado un nervio; en estos casos el tiempo de recuperación será mayor. En general, la recuperación después de la cirugía de cáncer de próstata conllevará semanas o meses, y ocurrirá de forma gradual.

 

¿Qué puede hacerse para revertir la incontinencia urinaria?

 

Es importante perder el miedo o la vergüenza de hablar sobre el problema puesto que actualmente hay muchas soluciones terapéuticas. Existen diferentes tratamientos para la incontinencia urinaria después de un tratamiento para el cáncer de próstata. La elección del tratamiento más adecuado depende de las necesidades de cada persona:

 

–       Fisioterapia con o sin electroestimulación del suelo pélvico. Este tipo de tratamiento se utiliza en los casos más leves.

–       Medicación.

–       Cirugía. Existen varios tratamientos quirúrgicos para revertir la incontinencia urinaria, como la colocación quirúrgica de cabestrillos suburetrales, o de un esfínter artificial. En muchos casos, las personas son reticentes a volver a pasar por quirófano, pero las cirugías para corregir las secuelas del tratamiento para el cáncer de próstata son mucho más sencillas que la prostectomía.

–       Ejercicios de Kegel. Ayuda a fortalecer los músculos de la vejiga. Consisten en contraer y relajar los músculos pélvicos.

 

Los músculos del suelo pélvico se contraen y relajan alrededor del esfínter de la vejiga, así que ayudan a controlar la continencia urinaria. Si los músculos son débiles, no ayudarán en el control voluntario de la orina que, junto con una secuela de una operación, no ayuda el problema. Sin embargo, si practican ejercicios de fortalecimiento, se puede mejorar el control voluntario de la orina, reduciendo así los síntomas.

 

 

 

2. Disfunción eréctil 

 

Si durante la cirugía los nervios cercanos a la próstata, que controlan el flujo de sangre al pene, se ven afectados, puede aparecer dificultades para lograr o mantener una erección. En muchos casos  este efecto secundario es temporal, pero a veces la recuperación de una erección completa puede tomar años.

 

¿Puede recuperar la función eréctil causados por las terapias para el cáncer de próstata?

 

El grado de recuperación de la función eréctil depende de múltiples factores. El tipo de operación, edad del paciente o la función eréctil antes de la cirugía son algunos de los factores que determinan la capacidad de recuperación. Generalmente el tiempo de recuperación se encuentra alrededor de los 18 a 24 meses, aunque puede tomar más tiempo.

 

¿Cómo puedo tratar los problemas de erección causados por tratamientos para el cáncer de próstata?

 

Muchos de los tratamientos que se utilizan para problemas de erección se basan en mejorar el flujo de sangre al pene. Sin embargo, en muchos casos conseguir una erección también se basa en pensamientos y sentimientos; en estos casos es necesario abordar previamewnte las preocupaciones y problemas en la relación de pareja.

 

–       La terapia oral. Consiste en pastillas y suele resultar eficaz en la mayoría de los hombres. Sin embargo, no es eficaz en el caso de que durante la cirugía no se hayan conservado los nervios. Su uso siempre debe estar supervisado por un profesional médico, ya que puede interactuar con otros medicamentos.

–       Supositorio intrauretral. Es una pastilla pequeña que se coloca en la uretra. Es eficaz en el 43-62% de los hombres, pero puede causar dolor en el pene o la uretra y, en algunos casos, para obtener mejores resultados, puede requerir la instalación de un anillo de tensión en la base del pene.

–       Inyección en el pene. Es un tratamiento muy eficaz que funciona a los pocos minutos de su administración. Puede causar dolor en el pene y una erección prolongada.

–       Dispositivo de vacíoEs la opción menos costosa. Es eficaz en el 66-71% de los pacientes, pero puede causar entumecimiento o moretones.

–       Prótesis. Muy eficaz. Requiere cirugía y necesita ser reemplazada después de algunos años.

 

Aprender a sentirse cómodo con el propio cuerpo, durante y después del tratamiento para el cáncer, es una experiencia personal que es diferente para cada persona. La información y el apoyo de quienes los rodean, puede ayudar a afrontar estos cambios con el paso del tiempo.

 


Referencias

Cancer.Net (2014). Cáncer de próstata.

Asociación Española Contra el Cáncer (2017). Cáncer de próstata.

Palomares R. (2013). Incontinencia urinaria por cáncer de próstata.

Amercian Cancer Society (2017). El cáncer puede afectar la capacidad del hombre para eyacular.